Hasta el martes, los organismos de socorro de China, reportaban 74 fallecidos como consecuencia del terremoto de magnitud 6.8 que se registró el domingo 4 de septiembre (tiempo de Ecuador) en la provincia de Sichuan, en el centro del país asiático.

De igual manera, se contabilizaban al menos 26 desaparecidos y 259 heridos.

Cuarenta de los fallecidos serían de la prefectura de Ganzi, epicentro del sismo, y 34 en el término municipal de la ciudad de Ya´an. Para este martes, ya se habían evacuado a cincuenta mil personas de la zona.

La información difundida por el Centro de redes Sismológicas de China, muestra que el seísmo se produjo a las 23.52 del domingo a una profundidad de 16 km. El epicentro fue en el condado de Luding, a unos 200 kilómetros de la capital provincial Chengdu.

Según la escala utilizada por las autoridades sismológicas, un terremoto de esa magnitud significa que la mayoría de personas afectadas no puede permanecer erguida de forma estable durante el sismo, ya que se pueden producir grietas en las paredes y la caída de tejas y chimeneas.

Las réplicas han continuado. Hasta el martes en la mañana, se registraron al menos diez de ellas con una magnitud superior a 3. Una de ellas, incluso, llegó a 4.2.

Este terremoto es el más intenso desde el 2017 en la provincia de Sichuan, que se encuentra en una zona con frecuente actividad sísmica y que, en mayo del 2008, ya fue escenario de un movimiento telúrico de 8 grados que dejó más de 90 mil muertos y desaparecidos.

Sismólogos locales citados por el rotativo Global Times explicaron que el epicentro, localizado en el condado de Luding, y las regiones aledañas deberán prepararse para posibles «desastres secundarios» como deslizamientos de tierra a consecuencia del temblor en los próximos días o incluso años.

China ha movilizado a más de 6.500 miembros de fuerzas de rescate, incluidos soldados, bomberos y médicos, y nueve helicópteros para colaborar en las labores de salvamento.

Asimismo, la Administración Nacional del Espacio de China activó un mecanismo de respuesta a emergencias civiles y dispuso que diez satélites tomen imágenes de las zonas más golpeadas por el seísmo para proporcionar más información a las fuerzas de rescate, recogieron medios locales.

Las autoridades informaron de que el terremoto y sus réplicas habían dañado algunas carreteras, lo que ha dificultado el acceso de los rescatistas a algunas de las áreas más afectadas.

Los ministerios chinos de Finanzas y Gestión de Emergencias destinaron 50 millones de yuanes (7,25 millones de dólares) para apoyar las labores de rescate y socorro.

Sichuan ha sufrido en los últimos cinco años 455 sismos de una magnitud igual o superior a 3 y cinco terremotos de magnitud 6, la misma que la del seísmo sucedido este lunes.

Vistas: 3,329