La conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del 2021 que se está celebrando en Glasgow, Escocia, desde el 31 de octubre hasta el 12 de noviembre, tiene como objetivo principal resolver o diagramar los métodos que deberán ser utilizados para determinar los objetivos de mitigación y adaptación de los proyectos medioambientales, pero sin detener el desarrollo económico de los países emergentes.

Esta cumbre supone un punto de inflexión por parte de grandes naciones sobre la tarea de descontaminar al planeta de los efectos causados por la emisión de gases de efecto invernadero. No obstante, dos de los países que mayor contaminan la atmósfera con sus industrias, China y Rusia, no se presentaron a la que es la Vigésima Sexta conferencia sobre cambio climático.

En la otra cara de la cumbre están los diferentes ambientalistas, que han pedido acciones concretas para detener el calentamiento global. Uno de los rostros más conocidos es el de la activista sueca Greta Thumberg. Ella junto a la ugandesa Vanessa Nakate, la polaca Dominika Lasota y la filipina Mitzi Tan han lanzado una carta abierta en la que plantean cinco puntos que deben tomar en cuenta los líderes de los países “dominantes” para frenar este problema.

Como primer punto de esta misiva esta mantener la temperatura global por debajo de los 1.5ºC. Para alcanzar este objetivo se debe reducir la emisión anual de los gases de efecto invernadero.

El segundo pedido de los activistas es terminar de manera inmediata con el fomento e inversiones que busquen la exploración, extracción y uso de los combustibles fósiles como fuentes de energía.

Asimismo, piden que se transparente la cifra del carbono que se lanza a la atmósfera, puesto que muchos gobiernos elevan las cifras de contaminación por carbono y presentan las cifras reales como “una baja emisión de este gas a la atmosfera”. También se busca que se financie la transformación climática de los países pobres. Con respecto a este punto, representantes de las naciones que han asistido a este evento han acordado invertir 100 mil millones de dólares para alcanzar la descarbonización de los países con menos recursos, para lo cual se espera garantizar un crecimiento económico el desarrollo medioambiental.

Por esta razón se busca establecer qué rol cumplirán diversas instituciones como bancos, gobiernos y el sector privado para destinar las cifras que sean necesarias para conseguir este objetivo.

Con respecto a Iberoamérica y el Caribe, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció que junto al Gobierno de Alemania crearán un fondo de 20 millones de dólares, el mismo que será destinado al apoyo de políticas fiscales que brinden respaldo a los proyectos de asistencia técnica en estas regiones.

Los activistas también han pedido en esta carta abierta, que se creen políticas climáticas que reduzcan todas las formas de desigualdad y que se protejan a los trabajadores y personas vulnerables.

Vistas: 415