Nuestras vidas cambiaron de un día para otro y aquí estamos pensando qué vamos a hacer cuando todo esto pase. Muchos aún están preocupados por sus negocios y de cómo se van a reactivar para salir de deudas y poder subsistir como lo venían haciendo; otros estarán pensando en la recesión económica que habrá y los posibles despidos que ello conlleve; estudiantes listos para retomar sus actividades y emprender su carrera con las mismas ilusiones que tenían antes de este virus.

Pero el virus aún está entre nosotros acosándonos y cazándonos como presa para destruirnos; y eso, muchos no lo están tomando en cuenta.
Acaso nos hemos puesto a pensar ¿qué fue lo que realmente nos está pasando como humanidad? ¿somos insensibles ante todo lo que nos ha pasado y les está pasando a muchas personas en el mundo?

Quizás esta sea nuestra mejor lección de vida y muchos deberíamos empezar a recapitular nuestra existencia, ¿qué nos está enseñando está pandemia a cada uno de nosotros? ¿acaso estamos aprendiendo algo significativo para al final ponerlo en práctica y ser una mejor sociedad, mejores seres humanos, mejores personas?

Es momento de reflexión en cada uno de vuestros hogares, ya que hoy son nuestras cárceles y tenemos todo el tiempo para mirarnos al espejo y preguntarnos ¿para qué estamos en esta vida? y ¿por qué deseamos tanto vivirla?

Es cierto que esto también se apega mucho a lo que está escrito en las sagradas escrituras donde nos pide que empecemos a cambiar para que la divinidad nos tenga compasión y nos de mejores días en nuestro futuro.

Al final este virus de a poco podrá ser controlado y todo formará parte de una estadística en donde los más afectados terminaron siendo los adultos mayores y que la juventud ventajosamente salió airosa de esta pandemia, llamada también, tercera guerra mundial pero sin balas, sin bombas, sin ataques aéreos pero con muchos muertos.

Hoy es momento de reflexionar y aprender de todo lo que hemos vivido como humanidad porque las lecciones están ahí y solo tú sabes qué es lo que hay que aprender, sino aprendemos nada de este encierro, creo que no serviremos como humanidad.

Julio Luna Viejó
Facebook: Julio Luna Viejó
Instagram: @lunari_luna
Twitter: @juceluvi

Vistas: 411