Por más de 25 años, moradores de la ciudadela INIAP, en los alrededores del estero Mojahuevo, han tenido que soportar los malos olores que emanan del afluente, como consecuencia de la contaminación ambiental de la que es víctima.
El problema, según los denunciantes, es porque en ese estero que atraviesa la vía principal de acceso a la parroquia Virgen de Fátima, llegan personas ajenas al sector a depositar sus desperdicios y por las aguas residuales de unas chancheras, negocios de comida y una empresa tilapiera.

La mañana de este martes, un grupo de moradores protagonizó un plantón pacífico para exponer, mediante carteles, su inconformidad ante las autoridades del municipio de Yaguachi y Prefectura del Guayas.

Vistas: 479