El nuevo decreto emitido por Guillermo Lasso, que nació a raíz de las manifestaciones que cada día agarran más fuerza a nivel nacional, dejaron con un sabor amargo a la ciudadanía en general, luego de que el primer mandatario informara que los policías y militares con los que cuenta el país, no son suficientes para controlar y mantener el orden público.

El decreto 459, emitido el 20 de junio, aumentó el número de provincias donde regirá el estado de excepción, entre ellas está Cotopaxi, Imbabura, Chimborazo, Tungurahua, Pastaza y Pichincha.

Debido al alto índice de delincuencia, sobre todo en la capital ecuatoriana, los representantes de los barrios quiteños exigieron mayor resguardo policial, pero durante el comunicado el primer mandatario informó que cuentan uniformados suficientes, por lo que incluso han tenido que cerrar ciertos UPC.

La Policía Nacional a través de su representante, indicó que en el transcurso de tres años implementarán cerca de 20 mil uniformados, debido a que actualmente solo cuentan con 45 mil para todo el país. Los cuales no alcanzan ni para poder controlar los desmanes organizados por ciertos grupos.

“Se ha acreditado además que no resulta posible superarlos (a los manifestantes) con la asignación de más efectivos policiales, pues esto implicaría desproteger otras circunscripciones territoriales, incluso aquellas que se encuentran declaradas en estado de excepción por razones de seguridad”, así indica el Decreto 459.

Vistas: 1,908