El uso de las redes sociales nos permite una comunicación más rápida e instantánea con familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. Así como el adquirir nuevos conocimientos, como por ejemplo cómo preparar una lasaña, o cómo realizar una mezcla para pintar una casa, a un profesor le muestra cómo realizar videos para compartir en una clase con sus estudiantes, etc.

En un estudio realizado en el 2019 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 2000 millones de personas utilizan las redes sociales, dentro de las aplicaciones más populares están el WhatsApp, Facebook, Tik Tok, Spotify, YouTube, Instagram, Twitter. Si bien es cierto son de gran ayuda sabiendo administrarlos, pero también es cierto que pueden crear adicciones en el tiempo que se dedica a las redes sociales, siendo consideradas por la OMS, como un problema de salud pública no solo por el excesivo tiempo que se les dedica, sino por el uso inadecuado en que son utilizadas.

El uso de estas redes sociales por parte de nuestros niños sin la debida supervisión de los padres, convierten a estas aplicaciones en un arma de doble filo, ya que los progenitores desconocen que los videos y fotos que nuestros hijos publican en las redes sociales pueden descargarse y ser utilizadas para distintos fines por terceros.
El regular los horarios que nuestros hijos pasan en las redes sociales, así como el controlar las actividades que realizan, pues mientras sean menores de edad están bajo el cuidado y protección de los padres, ayudarán a mitigar el impacto negativo que supone el uso de las redes sociales.

El Bullying, extorsión a nuestros niños y jóvenes, pornografía infantil a través de las redes sociales, chantaje, y otros delitos se pueden cometer sin un control adecuado por parte quienes están llamados a protegerlos.
En Argentina ocurrió un caso particular, cuando una madre de familia se hizo pasar por su hija de 9 años, para atrapar a un acosador de 26 años que estaba usando Tik Tok. Este individuo le pedía a la niña que cuando los padres estén dormidos “fuera al baño y se conectara por video llamada y que no contara a nadie de las conversaciones que mantenían”.

Gracias a la confianza entre madre e hija, se pudo evitar el cometimiento de un delito mayor y lograron denunciar al acosador. Pero no todos los casos tienen un final feliz. En el medio existen profesionales informáticos que brindan asesorías sobre el uso correcto de las redes sociales y enseñan a los padres a poner seguridades en los dispositivos electrónicos para tener un mejor control de las actividades que realizan y que ayudan a administrar los contenidos que nuestros hijos están viendo.

Niños y jóvenes, ahora con el confinamiento del Covid- 19, según un estudio realizado por la Asociación de Psicólogos de Milagro, cerca de un 40% de niños y jóvenes de 100 encuestados, pasan entre 1 a 2 horas en redes sociales, delimitar el campo de acción de nuestros hijos, el uso de horarios para los videojuegos, de las redes sociales, así como del control de los mismos y que administren el tiempo en actividades de ocio como jugar fútbol, básquet, indor, ejercicios físicos, atletismo, caminatas, etc. ayudan a mantener un estado físico y mental saludable.

Psic. Dennis Jimenez Bonilla, Phd (c)
Docente Universidad Técnica de Babahoyo
Presidente de Asociacion de Psicologos de Milagro y Sectores Aledaños – APMA
Docente Investigador acreditado por la Senescyt

Vistas: 432