La gente poco entiende de sacrificios y favores en el mundo de la comunicación. ¿Es normal?, ¡en una ciudad pequeña como Milagro lo es! Es normal que el periodista reciba dádivas de personas que quieren pantalla, que quieren figurar, y es que si no figuras no estás en nada -caso contrario, no estuvieras pendiente de los likes cuando subes una fotografía-; digo esto porque hace poco, Ángel Yance, locutor milagreño, nos dijo adiós y un colega se refirió en términos crueles hacia su persona.

Al escuchar el audio que hoy ya es de conocimiento público recordé cuando a María Magdalena la quisieron apedrear, Jesús dijo que quien esté libre de pecados lo haga… nadie lo hizo. En Milagro, la mayoría de periodistas tenemos pecados, y por esa sencilla razón nadie está en condiciones de juzgar a nadie.

Conocí a Ángel en Milagrocity canal, un ser humano muy gentil; y que al parecer, su pecado ha sido ser allegado al alcalde Paco Asán -quien desinteresadamente le dio la mano cuando necesitó-, no por eso merecía ser insultado y menospreciado.

Es una pena que la Asociación de Comunicadores de Milagro -a la que aún pertenezco- no haya ofrecido disculpas públicas inmediatas cuando un socio activo dio a conocer esta equivocación de parte de nuestro también colega y socio. Aún hay tiempo, y enmendar es de seres humanos.

Que Ángel Yance descanse en paz y sus hijos encuentren pronto consuelo, en especial a mi compañera y amiga Rosa Yance, de igual manera a los directivos y colaboradores de Milagrocity canal donde trabajó.

El tiempo es pasajero, ser respetuosos y tolerantes a las filosofías distintas debe ser parte de nuestro ser.

Lcdo. Dalton Zúñiga Soria
Facebook: Dalton Zuñiga S.
Instagram: @daltonzs3497

Vistas: 387