La quema de más de una tonelada de marihuana, en Antioquia, Colombia, afectó a una población entera debido a gran cantidad de humo que emanó el procedimiento.

Según las autoridades, la actividad estaba controlada, pero los residentes informaron todo lo contrario. Primero se llevaron un gran susto porque pensaron que se trataría de un incendio forestal, luego cuando les llegó el olor, la situación cambió totalmente.

“Se sintió una humarada muy horrible que salía de ahí del batallón, del Pedro Nel Ospina, y un olor a marihuana tremendo que trababa a todo el mundo”, indicó Edilberto Castaño, residente del sector.

“Muy mareado, muy embobado, toda la tarde. Le toca a uno seguir trabajando, pero como muy embobado, uno que no está acostumbrado a esas cosas, como dicen, el pasivo es el que sufre más”, manifestó Robinson Sepúlveda, otro habitante del sector.

En su defensa, las autoridades declararon que se trataba de una droga incautada en el municipio de Bello y que al momento de quemarla, estuvieron presentes la Policía Municipal, Cuerpo de Bomberos, Fiscalía y el Ejército colombiano.

Vistas: 862