Hasta las instalaciones de la Dirección Provincial del Consejo de la Judicatura (CJ) de Guayas, llegaron el director Ejecutivo de la CTE, Carlos Balarezo Cedillo y el director Provincial de la CTE en Guayas, Fabricio Freire, para presentar dos denuncias en contra de una fiscal y una jueza por ser las autoras de presuntos actos irregulares.

La primera denuncia fue contra la abogada Larissa Ibarra Lamilla, jueza titular de la Unidad Judicial Multicompetente del cantón Samborondón, quien habría liberado a tres sujetos que durante un operativo fueron detenidos por dar positivo a las pruebas de alcohosensores, con mediciones de 0,59; 1,0; y 2,15 G/L.

Pese a la valoración médica y a los resultados en las pruebas de alcohotest, la jueza dejó en libertad a los ciudadanos, incurriendo en un presunto error judicial.

Los directivos de la CTE mencionan que las denuncias están sustentadas.

La segunda denuncia fue en contra de la fiscal Blanca Noblecilla, quien, con gritos y prepotencia, habría amenazado a un agente de la CTE si no le permitía ingresar al Centro de Retención Vehicular (CRV), de Naranjal, para tomar fotografías a un vehículo que estaba involucrado en un siniestro de tránsito. Según el Director de la CTE, ella habría abusado de su cargo porque en ningún momento presentó un documento que le justifique su ingreso.

Vistas: 1,752