Bajo una fuerte lluvia, cubriéndose con cartones, paraguas y bolsas plásticas, cerca de 15000 migrantes formaron parte de la caravana más grande de la historia. Partieron desde Chiapas, en la frontera de México y su meta es Estados Unidos.

Quienes conformaron la gran movilización que inició el pasado 6 de junio en horas de la mañana, en su mayoría son venezolanos, centroamericanos y africanos. Ellos solo buscan una cosa, conseguir visas humanitarias.

Venezolanos, africanos y centroamericanos son quienes predominan en la caravana.

Durante la primera jornada caminaron por más de 8 kilómetros y avanzaron a cruzar por el primer retén migratorio, donde los agentes de la Guardia Nacional, prefirieron solo observar su paso.

Luis Rey García Villagrán, Director delCentro de Dignificación Humana, informó que en las 5000 familias que forman parte de la caravana, hay 93 mujeres embarazadas y cerca de 3000 niños.

“Es necesario que esta crisis migratoria se atienda conforme a la ley, visas humanitarias por un año, inmediatamente, que sean válidas en territorio nacional”, mencionó García Villagrán, activista conocido por acompañar y defender las caravanas de migrantes.

Vistas: 1,150