Hoy la informalidad nuevamente da de qué hablar. En una reunión donde la transportación activa su poder ante las autoridades de control para exigir que se cumpla con la ley y saquen de circulación a los llamados mototaxis, viene nuevamente la pregunta ¿qué harán todos ellos cuando ese es el único sustento que hoy tienen?

Los transportistas ejercen su reclamo con justa razón por todo lo que ellos hacen para brindar un servicio a la ciudadanía, pagando sus impuestos, constituyendo una cooperativa, cumpliendo con los pagos mensuales por ser socio de una de ellas y manteniendo sus unidades de transporte de acuerdo como dice la ley para operar, y contribuir con su trabajo para dar un servicio. A eso también se suma los pagos de matrículas anuales con sendas inspecciones para cumplir y estar habilitados para trabajar.

Pero qué hacen las autoridades locales y de gobierno en cuanto a la necesidad de trabajo que existe en la ciudad, para todos estos informales que hoy ya son un gremio de mototaxis.

Y si vemos con atención, también están los vendedores de jugos, las carretillas de venta de aguacates y diversos productos, los chuzos en la 5 de Junio, los vendedores de mascarillas, la venta de accesorios de celulares y cuanto se pueda vender que transitan por las diferentes calles céntricas de la ciudad. Ni qué hablar de las camionetas con sus megáfonos en diferentes ciudadelas perturbado la tranquilidad con sus ofrecimientos.

La ley es la ley y se tiene que cumplir a como pinte. Y si hoy las autoridades activan sendos operativos para erradicarlos porque así debe ser, también se debe actuar a favor de todos aquellos que buscan un sustento para sus hogares.

El informal que brinda servicio motorizado nace del pésimo servicio que brindan los buses de servicio urbano con lentitud en sus recorridos y adicional que no llegan a todos los sectores, del alto precio de las tarifas de taxis por recorridos cortos en una ciudad que todo está cerca.

El otro informal, ese que vemos en la calle con una carreta o carretilla, el que tiene camioneta vieja y con su bocina te despierta en las mañanas ofreciéndote gallinas, pollos y muchos productos de primera necesidad, ese también está gritando que no tiene trabajo y está incumpliendo una ordenanza y rompiendo la ley, ellos también necesitan un espacio donde vender sus productos pero todo está copado y urge la necesidad de nuevos mercados y de esa forma generar más fuentes de trabajo que muchos necesitan.

Esperemos que las acciones traigan reacciones, las autoridades de tránsito cumplen su función y aplaudimos su trabajo, ojalá que los transportistas también lo hagan y den el servicio que se merece el ciudadano con precio justo, con vehículos en buen estado, que la informalidad se cabe y se programe más mercados para no ver tanto informal en la calle obstaculizando el tránsito. A veces no solo hay que ver hasta nuestras narices, sino también más allá.

Lcdo. Julio Luna Viejó
Productor Radio y Televisión
Asesor de Estrategias Políticas
Trade Marketing Mánager
Presentador Noticias ClickTelevisión
Móvil: 0994365279
[email protected]
[email protected]

Vistas: 460