Con la implementación de las clases virtuales a raíz de la pandemia, la educación dio un giro total, y en vez de ser para bien, fue todo lo contrario. Así lo confirman las estadísticas que miden los niveles de rendimiento escolar y afirman que los estudiantes en Ecuador, están por debajo de los niveles mínimos aceptables.

Matemáticas y lengua, dos materias básicas que deben ser inculcadas en toda escuela, lastimosamente en los últimos años son las peor calificadas en las evaluaciones a estudiantes.

Esas calificaciones solo dicen una sola cosa, que los niños no saben leer, ni entender textos y peor realizar operaciones matemáticas básicas.

Según datos obtenidos por el Ministerio de Educación, alrededor de 90 mil estudiantes abandonaron sus estudios desde el 2020 y en la actualidad calculan que se acerca a los 200 mil.

Debido a esta problemática que tiene cifras alarmantes, el  Banco Mundial, Unicef y Unesco realizaron un llamado de atención a los presidentes de los países de América Latina y El Caribe, a que tomen cartas en el asunto. A raíz del llamado de atención, Guillermo Lasso a través del programa “Mi Educación, nuestro futuro” se comprometió a ayudar a este grupo vulnerable que tuvo que abandonar sus estudios.

Vistas: 1,426