En menos de una semana, las tres últimas muertes violentas se han registrado en el sur de Milagro. Las Piñas, según las estadísticas policiales, se ha convertido en uno de los sectores más conflictivos de la ciudad.

Problemas relacionados al microtráfico, disputa de territorios y ajustes de cuentas, son las motivaciones que se barajan frente a los asesinatos que han ocurrido en este punto del cantón. La realidad, es similar a la que se vivió el año pasado, cuando la mayor parte de muertes violentas también fueron en ese sector.

En lo que va del 2022, Milagro ya está cerca de sumar 50 asesinatos bajo modalidad sicariato. Los tres últimos, han sido en Las Piñas: dos de ellos, en el sector conocido como “las ladrilleras”.

LO MATARON POR NEGARSE A VENDER DROGA

Según el Crnel. Alex López, el asesinato de José Luis Mera Quiñonez, la tarde del jueves 14 de julio, fue motivado porque el hombre de 36 años se habría negado a ser parte de una organización dedicada al expendio de sustancias sujetas a fiscalización.

“Tatao” o “Doble” como lo conocían en el sector de “las ladrilleras”, fue asesinado mientras cocinaba, en una pequeña fogata, unos alimentos afuera de su casa. Él era una persona que, según los moradores, vivía con lo poco que los vecinos le regalaban, pues la covacha a la que le llamaba hogar, era de caña y plásticos negros.

Su cuerpo quedó tendido, a unos pocos metros de su morada, con varios orificios de arma de fuego.

José Luis Mera Quiñonez fue asesinado mientras cocinaba unos alimentos afuera de su casa en el sector conocido como «Las ladrilleras», en Las Piñas.

ESTABA CONVERSANDO CON SU HIJO Y LO ASESINARON

Dos días después, a unas tres cuadras de distancia, se reportó un segundo asesinato. En este caso la víctima fue identificada como Nelson Geovanny Santacruz Diaz de 46 años. Según los moradores, “cifrut” estaba conversando con uno de sus hijos a unos treinta metros de distancia de su casa, cuando fue sorprendido por dos sujetos afrodescendientes que llegaron en una moto tipo caballito.

Según los moradores, no escucharon las detonaciones del arma de fuego y presumían que los sicarios usaron silenciador. La policía por su parte, informó que en la escena del crimen no encontraron indicios balísticos, debido a que usaron un arma de fuego tipo revólver.

La víctima de este hecho de sangre, registraba cuatro antecedentes penales: tres por robo y uno por tráfico ilícito.

Nelson Geovanny Santacruz Diaz de 46 años, fue asesinado la tarde del sábado mientras conversaba con uno de sus hijos, en Las Piñas.

LO SIGUIERON HASTA REMATARLO

Y tres días después, nuevamente en Las Piñas, Milagro conoció de una nueva muerte violenta. Se trataba de Jefferson Jonathan Chica Lazo de 22 años. A él lo atacaron dos tipos en moto cuando llegó a la casa de un familiar y, sin importar que estaba junto a sus dos hijos menores de edad, le propinaron varios impactos de bala.

Su familia lo llevó por sus propios medios hasta el hospital León Becerra, pero los médicos solo confirmaron su deceso. Las motivaciones de su asesinato, según el Myr. Angel Andrade de la Policía Nacional, sería por un ajuste de cuentas.

La víctima registra un antecedente penal en el 2019 por tenencia de armas no autorizadas.

En la escena del crimen, Criminalística fijó y levantó más de una docena de indicios balísticos.

Jefferson Jonathan Chica Lazo de 22 años fue sorprendido por sujetos en moto, cuando llegó a la casa de un familiar en Las Piñas.

Vistas: 1,456