Escenas desgarradoras fueron las que se vivieron en los alrededores de una casa de madera, en la que habitaba la pareja conformada por David Peñafiel y Solange Soriano. Fue en uno de los cuartos de esa misma vivienda, en donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la joven de 24 años, víctima, según las autoridades, de femicidio.

La mala noticia alertó a las familias vecinas que habitan en ese sector del recinto Venecia de Chimbo de la parroquia Roberto Astudillo, en Milagro. La joven fue encontrada boca arriba y sin signos vitales, pues cuando llegaron los paramédicos del Cuerpo de Bomberos, solo confirmaron su deceso, aparentemente, como consecuencia de un golpe en la cabeza.

Sin embargo, el fiscal Modesto Freire, indicó que las primeras indagaciones apuntan a una muerte por estrangulamiento. “La autopsia nos revelará las verdaderas causas del deceso”, indicó.

REGRESÓ DE LA ESCUELA Y LA MUERTE LA ESPERABA

En los alrededores de la escena del crimen, había conmoción. Los vecinos afirman que no escucharon nada. La última vez que vieron con vida a Solange, fue pasadas las ocho de la mañana cuando retornó de la escuela de su hija de 7 años, situada en la cabecera parroquial.

Una vez confirmado el deceso de la joven madre de familia y ama de casa, los gritos desgarradores se escucharon en todo el poblado. Nadie entendía los motivos por los cuales David Peñafiel había asesinado a su mujer.

Todo era confusión hasta que supieron que, tras asesinarla, el joven de 26 años acudió a la casa de su propia madre para confesarle lo que había hecho y, luego de pedirle perdón, huyó con rumbo desconocido.

La pareja había procreado una niña de 7 años que hoy se queda huérfana de madre y un padre prófugo de la justicia.

TODO FUE POR UNA MALA BROMA

Según el fiscal Modesto Freire, el femicidio se originó como consecuencia de una mala broma en el lugar de trabajo de Peñafiel. “En el trabajo se hacen bromas comunes y de repente uno de ellos no soporta y este es el resultado”, dijo el funcionario.  


«Dos familias consternadas por el dolor. Son jóvenes que no soportan las bromas que se hacen en el trabajo y estas son las consecuencias.»

— Modesto Freire, Fiscal

Y es que la broma de mal gusto que le hicieron al ahora prófugo de la justicia, estaba relacionada a una supuesta infidelidad de su mujer. Esto hizo que, lleno de coraje y cegado por los celos, abandonara su lugar de trabajo para ir a la casa en busca de su pareja en donde la terminó asesinando.

Personal policial de la Dinased y Criminalística estuvieron en la escena del crimen levantando indicios que aporten en la investigación. Todo esto mientras el fiscal, con otro grupo de agentes, buscaba al femicida en casa de sus familiares.

Ahí encontraron a una hermana del sospechoso, a quien retuvieron temporalmente para rinda su versión de los hechos. Según los deudos, ella sería una de las causantes de la tragedia, pues habría sido una de las que participó de la mala broma.

Esto hizo que un grupo de mujeres, indignadas, intentaran bajarla de la camioneta policial para agredirla. Los insultos y los agravios en su contra no se hicieron esperar.

Para precautelar la integridad de quien eran llamada como Raquel, los agentes tuvieron que sacarla del sector.

La mujer, hermana del sospechoso, estaba dentro de la camioneta y los familiares de la víctima, intentaron bajarla para agredirla. Aducen que ella formó parte de la «broma» que originó la tragedia.

Para ese entonces, la hija de la víctima ya conocía de la tragedia y nadie podía calmar su dolor. Ella era abrazada fuertemente por su abuelo materno, quien no dejaba de repetir “quiero despertarme de este mal sueño”.

Sobre el paradero de Peñafiel no se conoce nada. El cuerpo de la joven víctima fue llevado a la morgue de Milagro en una ambulancia del Cuerpo de Bomberos.

El cuerpo de la joven fue llevado a la morgue de Milagro a bordo de una ambulancia del Cuerpo de Bomberos.

Vistas: 18,509