En un yacimiento arqueológico de Pampa La Cruz, en la provincia de Trujillo, ubicado al norte de Perú, un equipo especializado halló 76 nuevas tumbas de niños. En esta zona la cultura Chimú desarrolló un imperio entre los siglos IX y XV.

Con este hallazgo ya suman 302 tumbas de niños sacrificados encontrados, según las investigaciones los cuerpos se los enterraban cumpliendo un patrón de dirección a los puntos cardinales.

Entre los años 1000 y 1470, la cultura Chimú se asentó en las costas del norte de Perú, y fue uno de los imperios más prósperos y poderosos de la América Precolombina.

Gabriel Prieto Burméster, director del programa de investigación arqueológica, afirmó que las evidencias encontradas, serán analizadas por radiocarbono y se podrá expandir el estudio sobe la vinculación de etapas importantes de la cultura en el país peruano.

El director explicó que estas muertes se trataban de sacrificios realizados para abundar las zonas agrícolas y agradecer a su Dios “esto se hacía para consagrar y abrir los campos de cultivo que los chimús habilitaron alrededor de esa época y también la cultura chimú celebraba y glorificaba sus estados dentro de la estructura de su religión”.

Los niños eran enterrados con tocados y trajes de plumas, y por sus deformaciones craneales se conoce que pertenecían a la zona Lambayeque y del valle de Jequetepeque o Chicama y un par de ellos es probable que hayan sido traídos de la región Áncash, indicó Gabriel Prieto.

Vistas: 3,583