Luego de 15 días de haber sido asesinados por su madre, los cadáveres de un niño de tres años y su hermana de 10, fueron encontrados en el departamento donde vivían ubicado en el municipio Guarapuava, Paraná, Brasil,el pasado 13 de agosto.

La cruel madre había cometido el infanticidio porque estaba “cansada de cuidar a los niños” y además se “sentía agotada por la tarea de ser madre”. Esas fueron sus palabras luego de ser detenida en flagrancia y procesada por los delitos de ocultamiento de cadáver, fraude procesal y homicidio. Ahora esperará sentencia por doble infanticidio.

La joven madre de 27 años, identificada como Eliara Paz Nardes había asesinado a su hijo de tres años asfixiándolo con una almohada, y a su hija de 10 años primero le dio un tranquilizante y después la ahorcó con un cordón.

Luego de cometer el doble crimen, la mujer intentó suicidarse, pero no lo logró.

Vistas: 1,985