El plan “Medicina Cerca” impulsado por el Ministerio de Salud de Pública, inició en dos hospitales de la capital ecuatoriana. El proyecto consiste en que los pacientes retiren la medicina recetada en los centros de salud públicos, en farmacias privadas autorizadas por la Cartera de Estado.

Los hospitales Pablo Suárez y Eugenio Espejo, fueron los primeros en aplicar el proyecto que ya ha beneficiado a cientos de personas.

Carmen Guerrero, viceministra de Salud, anunció que, en los próximos días, alrededor de 50 hospitales públicos más, contarán con el mismo sistema. Por el momento, el Gobierno ha destinado USD24 millones para la externalización de farmacias, hasta el 2023.  

Por su parte, el representante de las farmacias privadas indicó que es un gran reto el que están asumiendo, y que la novedad que presentaron, fue que las farmacias quedaron desbastecidas debido a la gran afluencia de pacientes, pero que de inmediato fue solucionado el problema.

Vistas: 2,196