Desde la aprobación de la “polémica” ordenanza municipal que “regula, norma el uso y el control de la circulación de motocicletas, motonetas, ciclomotores, tricar, cuadrimotos y similares en las vías de la jurisdicción del cantón San Francisco de Milagro”, no solo hubo quejas por parte de quienes usan los vehículos livianos para ofrecer servicios de transportación pública informal, sino que además, quedó al descubierto que, al momento de aprobar de forma unánime la norma, se perjudicó directa y quizás, inconscientemente, a la comunidad GLBTI.

Sin embargo, un año después de vigencia de la ordenanza que es aplicada de forma irregular por uniformados policiales y de la CTE, la tarde de este viernes 27 de noviembre, se aprobó por unanimidad y en segundo debate una reforma al marco legal.

Es decir, en menos de 15 días posiblemente, las personas que pertenezcan a la comunidad GLBTI ya no serán sancionadas ni víctimas de discriminación o de burlas por ciertos uniformados al momento de usar una misma motocicleta. Esa fue una de las inconformidades que expuso el presidente de la comunidad GLBTI de Milagro, Xavier Vallejo, pues afirmó que se vulneraron los derechos de un grupo social vulnerable.

Una vez hecha pública la inconformidad de los GLBTI, el concejal Franklin Gaibor presentó, el 20 de noviembre del 2019, un proyecto de reforma a la ordenanza municipal con el fin de que exceptúen a las parejas con Unión de Hecho o Matrimonio Civil Homosexual.

Desde entonces y ante el pedido formal a través de varias instancias por parte de la comunidad GLBTI, se ha venido analizando en una reforma a la ordenanza municipal, acogiendo, además, otros requerimientos ciudadanos en cuanto a la flexibilidad de la norma legal, sin que afecte su propósito principal: combatir la inseguridad.

Es así que aparte de permitir que las parejas GLBTI puedan circular libremente en una sola moto, también se ha considerado “sin distinción de edad a padres, hijos, abuelos, hermanos y nietos entre sí, es decir dentro del primer y segundo grado de consanguinidad, debidamente justificado a la autoridad con la cédula de ciudadanía”.

Antecedentes
La noche del jueves 3 de octubre del 2019, en la sesión de Concejo No. 21, fue aprobada por unanimidad la ordenanza municipal que fue aplaudida por decenas de personas que se dieron cita al salón de la ciudad. El impulso para que se decidiera respaldar esta iniciativa, fueron los informes y estadísticas que el en ese entonces jefe policial de Milagro, Crnel. Carlos Peñafiel, presentó de manera pública al Concejo Cantonal y otras autoridades, sobre el incremento de hechos delictivos cometidos en motocicleta. El común denominador de todos los delitos, fue que los protagonistas siempre eran dos hombres.

De ahí para acá, tras la aprobación de la ordenanza en nombre de la “seguridad ciudadana”, se ejecutaron una serie de operativos en diferentes puntos del cantón, dejando como resultado decenas de motos retenidas, sanciones a conductores y una comunidad dividida que aplaudía y rechazaba la nueva normativa.

Hoy que atravesamos una emergencia sanitaria y aunque la ordenanza sigue vigente, los controles para su aplicación son irregulares y la mayoría de motorizados la irrespeta.

Vistas: 752