Donar un ataúd, de cartón, madera o lata, para sepultar a personas de escasos recursos económicos no es la solución. Son recursos que se invierten para ponerle “fin” a un problema temporal pero que sigue creciendo. Esas personas, las de escasos recursos económicos, mueren por la falta de oxígeno, por falta de medicamentos, por falta de atención médica. Y no porque los médicos no quieran atenderlos, al contrario, ellos han demostrado que están haciendo un esfuerzo sobrehumano en priorizar la salud de sus pacientes, antes que la propia y hasta de su familia. No conozco la inversión que estén haciendo las autoridades en esta “ayuda”. Pero preferiría que los titulares de prensa que leo en las mañanas, sean porque alguno de los “iluminados gobernantes” que

tenemos, piense en la manera de adquirir más oxígeno, más mascarillas, más insumos médicos para que los galenos que se sacrifican en los hospitales, puedan darle una verdadera batalla al virus mortal.

Milagro no es la excepción. Hoy leí en las redes sociales que un concejal, aprovechando su condición de empresario que cuenta con las herramientas y el personal, ha pensado en una iniciativa similar. Los ataúdes no serán de cartón, serán de madera y donados para quienes realmente lo necesitan. Quizás la iniciativa sea buena y hasta aplaudida por muchos, pero qué tal si esas ganas de ayudar son enfocadas en algo que le permitirá a una familia tener a su ser querido, antes que “despedirlo con dignidad”.

No es un secreto que las funerarias locales ya no cuentan con cofres mortuorios para satisfacer la demanda de muertes que se han registrado en los últimos días. Y tampoco es oculto que hay algunas que se aprovechan de la situación para incrementar los precios de sus cajas. Sin embargo, considero que las autoridades locales, en la medida que puedan o gestionando con la empresa privada, deberían preocuparse en conseguir tanques de oxígeno para abastecer los hospitales y ayudar a quienes, por alguna razón, prefieren tener a sus pacientes en casa.

Hay que ayudar, sí, nadie lo impide. Pero esa ayuda debe ser para evitar más muertes, más pérdidas humanas, más dolor en las familias milagreñas que como ya lo habrán notado, no importa de qué estrato social sean.

Lcdo. Miguel Laje
Director ClickTelevisión

Vistas: 556